Mi Experiencia: Oktoberfest 2017

Un evento recomendado para el próximo año en donde se puede ver a una mínima escala la verdadera cultura alemana y no la “guachafita” deliberada que arma la cervecería local con su evento.

Como costumbre de todos los años y como me gusta la cerveza desde la primera vez que la probé, me fui al Oktoberfest 2017, pero no el de la cerveza nacional que utiliza el nombre únicamente para que sea llamativo y que la gente piense que es lo último en “guarachas”, sino el original, el organizado por la cámara colombo alemana que se fajó con todos los productos y servicios que ofrecieron dentro de este gran festival.

Comida, cerveza, presentaciones y muchas más, que representan la cultura alemana muestra como se celebra en realidad el ocktoberfest en una escala menor al que se organiza en Alemania. En lo personal, fue un gran evento, a pesar que llegué temprano (2pm) y casi no había público, poco a poco fueron llegando los amantes de la cerveza y con ellos mucha energía. Probé el codo alemán, un plato típico de la región que la verdad me pareció delicioso (escribiendo esto me dio hambre), son trozos de codo de cerdo asado al horno con pan baguette y cerveza alemana, algo que no encuentras fácilmente en Bogotá. Obviamente probé las salchichas típicas con pan bretzel y también con cerveza de sobremesa, y de postre un waffle con helado y cereza (no fue muy alemán esto pero estaba delicioso). Si están pensando que como mucho, pues si por eso tengo sobrepeso, pero no comí solo claro está, fui con mi esposa! (Nos caracteriza el buen apetito).

Continuando con el recorrido alemán, claramente tomé cervezas de diferentes estilos y sabores (solo por probar nada más). La original Erdinger con sus múltiples sabores característicos, la Kunstmann una cerveza chilena (las recetas son alemanas gracias a los colonos y la fabricación se realiza en Valdivia, Chile), y la Warsteiner una cerveza independiente 100% alemana con un sabor suave y que lo puede dejar a uno ebrio en un momento gracias a sus porcentajes variados de alcohol.

La música, polka alemana esencialmente, fue la cuota adicional para el momento de cerveza y fulgor. Esto combinado, claro está, con otro tipo de nueva música, dieron un ambiente “amañador” para que las personas siguieran comprando y tomando cerveza. Una gran energía se vivió en este festival, sin necesidad de incidentes alcohólicos (típicamente protagonizados en otro tipo de eventos) y sin problemas de ingreso ni de falta de logística. Aclaro que mi asistencia fue el día domingo (se realizó el 7 y 8 de octubre), así que no era un día de emborracharse ni de seguir de largo, al otro día había que trabajar normalmente. Esto no impidió que tomara excelente cerveza y disfrutara de un momento agradable en el festival y fui sin carro (tampoco tan irresponsable).

Un evento recomendado para el próximo año en donde se puede ver a una mínima escala, la verdadera cultura alemana y no la “guachafita” deliberada que arma la cervecería local con su evento.

Puntaje del evento: 5/5. Totalmente Recomendado.

Autor
Carlos Parrado (chabeto)
Director Improvisando Radio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.